domingo, 16 de marzo de 2008

El Culto a la Pasión

Señores, seguramente habrán notado la importancia de la PASIÓN a la hora de poder desempeñar alguna tarea. "¡Hazlo con PASIÓN!", frase típica con la cual se nos trata de insuflar de un estímulo adecuado para seguir adelante.

Hoy haré una denuncia a TODOS USTEDES. Sí, a toda la sociedad en su conjunto. De falluta, y de fetichista, cultora de un ídolo tramposo y desvergonzado que ilumina a unos selectos de los nuestros y los termina tildando de "Héroes". Felicitamos permanentemente a aquel que obtiene sus logros en base a un continuo esfuerzo alimentado por el motor de la PASIÓN. Qué tipo de PASIÓN bueno, eso depende lo que se quiera hacer. En muchas circunstancias es simplemente por la pasión por el esfuerzo mismo, por querer hacerlo. Y gracias a esa pasión es que logra sobrellevar los innumerables obstáculos que el destino le arroja en su camino.

¿O no es así? Escritores que han llegado lejos empujados por una PASIÓN por la escritura, por querer contarnos una historia. PASIÓN del científico encerrado en su laboratorio experimentando con distintas sustancias químicas en el afán de llegar a la cura de alguna enfermedad. En fin, ¿se entiende o son necesarios más ejemplos??!
Lo importante no es sólo el fin cometido sino que aquello lo terminó haciendo "con pasión". Con un amor a lo suyo, a lo que hace.

Eso, estimado lector, está TOTALMENTE MAL. Es VERGONZOSO que erijamos estatuas en honor de esos individuos de segundilla. ¿Cómo podemos entronar a tipos así? El verdadero logro debiera estar en aquel que es capaz de producir logros SIN PASIÓN ALGUNA. Es decir, con un absoluto desinterés por aquello que acomete. Empujado por la necesidad quizás o por una presión externa. ¡Sino sería demasiado fácil! ¡Ahí está lo verdaderamente loable! LOGRAR SIN QUERER.

¡Hoguera para todos esos falsos escritores que basan sus éxitos en ese comodín tan pueril!!

Soy un incondicional creyente de esta filosofía, natural que lo sea porque además me beneficiaría en caso de adquirir fama y popularidad. En este momento no puedo recordar nada que realmente haya encarado con una pasión. Fui un cultor continuo de un esquema de cortoplacismo. Me dejo llevar por una ruta que sigue y sigue, siendo como soy un miope y sin tener los lentes a manos, distinguiendo con claridad apenas a dos metros de distancia. Se verá a donde llega eso. No me interesa lo que hago, la matemática no significa para mí una fuente de NADA, en este momento podría decir que por lo menos es lo que llena mi plato de comida. En definitiva, me permite mantener mi cuerpo y alma junto. Y me deja algún tiempo libre como para mirar al techo, leer taradeces y mirar programas improductivos. Deja que fluya el tiempo mientras puedo conservar, como decía, cuerpo y alma juntos.

La verdad no recuerdo ninguna otra cosa que me haya fascinado o, ya que estamos con el término, APASIONADO. La escritura, siempre quise ser escritor, pero no tengo la pasión de querer contar absolutamente nada. O sea que si alguna vez logro hacer algo
en base a esta filosofía sería entonces realmente valioso, ¿o no?

5 comentarios:

Malw Dark dijo...

Oh God...
¿Y eso de donde lo sacaste?? Es totalmente absurdo O.O Es justamente a quienes ponen pasión en lo que hacen a quienes se debe admirar! Es justamente por que nuestra sociedad admira al vivo irresponsable que quiere ganar todo sin esfuerzo que estamos tan mal!!
Si logras algo sin querer logarlo, no lograste NADA ¬¬

Jean Luck Palitrock dijo...

no creo en la generalidad de las situaciones productivamente ingeniosas o de los caminos unidireccionales a los logros, creo en la critica total y en la falencia de lo absoluto. Pero por sobre toda las cosas, me molesta la soberbia, sera por ello que me lleno de faltas, de errores y de mi.
No hay forma mas soberbia de conseguir el exito que hacerlo de una manera desinteresada y sin buscar, con pasion o no, un fin exitoso.
Y en este caso, quiza exista exacerbada la pasion del soberbio por evitar caer en la pasion del simple hombre, que si se interesa por algo que considera permeable de toda su absoluta pasion.


no, mentira..pa mi todo depende de la suerte

Malw Dark dijo...

La soberbia y la pasión no encajan la una con la otra. Por que para hacer algo con pasión necesariamente hay que olvidarse de uno mismo.
Realmente, es soberbio creer que los logros caerán de la nada sin inentar llegar a ellos. ¿quien habría que ser para que eso suceda? ¿Como disfrutar de algo que nisiquiera es tuyo, a fuerza de esfuerzo?

Hernan dijo...

La pasión en sí misma no indica nada positivo. Un idiota aporreando un piano puede ser muy pasional pero convengamos que no es digno de elogios. Un científico 'apasionado' va a sacrificar rigurosidad para terminar la experiencia antes y llegar a tiempo para 'moverse' a la vecina... No creo que tenga que seguir aburriendo con ejemplos igual de malos.

Es claro que la pasión aparece en instantes fugaces y que no tiene nada que ver con el éxito y/o la realización de las ambiciones personales.

Suele ser adjudicada por el espectador del logro ajeno ¡Con qué pasión desarrolla su narrativa!" o "¡Apasionado de la ciencia!" calificativos que lo único que hacen es expresar mera admiración, pero no comprensión del proceso necesario para llegar al logro en cuestión.
Ahí es donde entra el método, la perseverancia y la suerte. Para ser constante hay que tener fuerza de voluntad, pero no es lo mismo decir fuerza de voluntad que pasión.

Mi 1/2 patacón al tema...

Hernan dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.