domingo, 22 de junio de 2008

Hipersomnia y otras yerbas

¡Saludos, amigos!!

De seguro que os habréis pensado que había decidido dar finalmente de baja este pequeño breviario con el cual intento llegar a ser la persona más famosa e importante de la galaxia (recordad, del planeta NO alcanza, debe ser de la GALAXIA!!).

Ahorraremos tiempo, iremos directamente a lo que nos concierne. En primer lugar, les comento que me marcho. Así es, por algunos días estaré lejos, en misteriosas tierras de absoluta oscuridad y mi misión será iluminar a sus salvajes habitantes con mi faro de experiencia, sabiduría junto con una pequeña pizca de luz proveniente de una bujía de bonhomía.

No he terminado de preparar el necesario equipaje para tamaña expedición, he debido enfrentar otras dificultades previas.

Pero bueno, ¡basta! Me he cansado con ese tema. Vayamos a lo que importa, el tema del sueño.

Así es, la actividad al que supuestamente dedicamos en promedio un tercio de nuestras vidas. Bueno, pues no. Alguna gente dedica menos, otra más. Al parecer, en esta nuestra patética época, hay como una costumbre de atrofia del sueño. En buena medida puesto que los tiempos son complicados, la cantidad de tareas que recaen sobre el ciudadano promedio hacen que típicamente deba extraer tiempo de donde sea, y la primera víctima de esta expoliación resulta ser el sueño.

Es lamentable que eso sea así. Para mucha gente resulta ser un suplicio. PERO, sin embargo, y aquí es donde empieza verdaderamente mi artícula, mi diatriba de yo-contra-el resto-del mundo, mucha gente exhibe y muestra esto de una manera tan sutil que lo que termina recalcándose es una EXHIBICIÓN más que un suplicio. Paso a explicarme.

Dormir es considerado universalmente una franca pérdida de tiempo. El ciudadano productivo duerme poco, aprovecha al máximo ese tiempo para llevar adelante sus seguramente ambiciosos proyectos de desarrollo personal. E incluso para otros, el dormir poco es considerado una fuente de, y perdonen el término sexista pues esto vale para ambos géneros, HOMBRÍA. Un verdadero hombre es resistente, aguantador, resiste las inclemencias del sueño, y por lo tanto se conserva despierto para así poder seguir demostrando su hombría y de esa manera poder exhibirla, como un torpe pavo real, a todo el mundo.

Es LAMENTABLE, PATÉTICO, que eso sea así. Me quejo rotundamente. Las veces que he oído de diversa gente que afirma, con un falso sentido quejoso pero un verdadero y encubierto sentido de orgullo, como viene aguantando durmiendo 4 o 5 horas por día. De esa manera todo el resto de nosotros, vergonzosos lirones, debamos envidiarlos por su resistencia y tenacidad. Además, se supone que los debemos FELICITAR(?) y estimular, por la gran cantidad de tareas que acomenten. ¡Pero así es muy fácil, señores! Con tanto tiempo disponible en el día eso no representa en absoluto nada que sea digno de elogio.

Pues no es mi caso, ¡no señor! Este último tiempo más bien al contrario, mi esquema de sueño se ha trastocado tanto que en general no duermo menos de 10 horas y hay días en donde fácilmente puedo llegar a las 14 horas de inconsciencia. ¡Ja! ¡Eso es desperdiciar el tiempo!

El mundo onírico me ha superado, los sueños me muestran un mundo más perfecto, más justo, más interesante que el real. Por sobre todo eso último, MÁS INTERESANTE. Es decir, MENOS ABURRIDO. El mundo es netamente aburrido, con demasiada gente sin color, sin interés, sin nada que realmente la redima. Una verdadera pena, el exceso de gente que realmente no es interesante. Pues algún día tendré que definir exactamente que quiere decir ser "interesante". Me prometo hacerlo, descuidad...

Volviendo a lo que nos concierne, decía que duermo entre 10 y 14 horas, y con orgullo. Cierto que tiene sus contrapartidas. Yo no estoy libre de problemas y necesidades, pero bueno, que se le va a hacer, ellas se van acumulando. De a poco, la lista de pendientes va creciendo, aumentando de tamaño, amenazando con consumir toda mi (pobre, por cierto) obra. ¡Miren la amenaza pendiente que tengo encima! ¿Y acaso alguien se preocupa por eso? ¿Acaso se me elogia por mi firmeza ante este peligro que se me cierne encima, una tormenta de pedrisco por sobre mi cabeza???? ¡Nadie! Solo insultos, que soy un flojo, un vago, que desaprovecho el tiempo. Soy plenamente consciente del maremoto que se acerca a mis dominios, y tengo bien presente que cuando ese momento llegue todo se desmoronará. Y pese a eso, sigo, inflexible, en mi tesitura. ¿Por qué no se me recompensa??!!

¡Que mundo señores! ¿Cuándo vamos a poder identificar lo que realmente es valioso?? ¡Me sigo preguntando!

3 comentarios:

Lucita dijo...

uf menos mal que soy mujer asi no teng que demostrar mi hombria estando despierta muchas horas jajja

amor dormir.
es terrible.
y hace 2 semanas mas o menos que TODOS los dias me despierto acordandome de maximo 3 sueños.
pero algunas veces, la mayoria son pesadillas -.-
apesta

en fin
pasando a devolver firma :)
gracias por pasar
qe tenga un buen viaje donde quiera que vaya jaja
y siga durmiendo!

saludos.-

Nose dijo...

Probablemente alcance con el planeta para que tu fama sea galactica. no?

Percho dijo...

HOla Volemak, es la primera vez que te escribo.
En cuanto al tema de dormir, la verdad que a mi me gusta mucho dormir, pero al tener horario laboral extenso y además de realizar otras actividades, duermo en promedio 7 horas, los fines de semana un poco más.
Pero la lucidez la asocio con un buen descanso.

Saludos
Percho